¿Dónde está mi plata?
17 enero, 2017
Gobierno aprueba política de defensa del consumidor
3 febrero, 2017

Compartir

¡Vive sin límites! Cuídate de las estafas

(Parte II)

“Muchas felicidades Milagritos, eres una campeona; a darle con todo, para ti 4 estrellas”, dice uno de los líderes de Zrii en un grupo de WhatsApp llamado “Tumbes3”.

Zrii es una compañía norteamericana creada en 2008 para promocionar, inicialmente, una bebida a base de grosella (amalaki), que hoy es investigada en varios países por su estructura piramidal y por los potenciales riesgos financieros para el consumidor.

Se ingresa comprando un paquete de afiliación (US$500 a US$1,500). Para ganar se debe mantener un autoconsumo mínimo entre los miembros de la red. La ganancia se incrementa (bonos) si las afiliaciones aumentan, caso contrario, no hay ganancia.

Un negocio en el que la principal ganancia se obtiene por afiliar y no por vender, y que se condiciona a cierto número de afiliaciones, es por lo menos sospechoso. Del dinero rápido se debe dudar, por riesgoso.

El potencial del negocio está en el discurso, en el liderazgo que inyectan y las promesas “cerradoras” de prospección, prosperidad, oportunidad y vida sin límites.

En 2014 la consultora colombiana Proyecta hizo un análisis de Zrii [http://bit.ly/zriicol]. Concluyó que tenía un efecto negativo: los productos eran poco competitivos y muy caros; y el esquema no es sostenible en el tiempo, porque la ganancia la paga principalmente el dinero de los nuevos afiliados.

En 2015 la SBS emitió un comunicado [http://bit.ly/SBSzrii] señalando que Zrii y otras empresas no cuentan con autorización para captar dinero bajo ninguna modalidad.

Por eso, antes de decidir “invertir” en Zrii, los interesados deberán efectuar un adecuado balance sobre los compromisos que establece el negocio para obtener las ganancias ofrecidas; y asegurarse que lo que se va a contratar es realmente lo que se ofrece.


Texto publicado en Diario Correo Tumbes (27.ENE.2017)

MC.
MC.

Nací en #Tumbes, una región pequeña que cabe en el corazón. Convencido: el mundo puede ser un lugar mejor